Skip to main content

Ayudar a los emprendedores principiantes a superar el temor

Por: Drew Starbird, Ph. D., MBA’84

Una persona en medio de una carretera solitaria en un bosque lleno de neblina. 

El temor es una emoción intensa que nos protege del peligro o de una amenaza inminente. Puede ser encendido por algo que está ocurriendo en el presente o por la incertidumbre del futuro. Desafortunadamente, el temor es una de las razones más comunes por la cual los que aspiran a ser emprendedores no pasan de ser aspirantes.

En una investigación reciente, académicos de cuatro diferentes países colaboraron para examinar el temor a fracasar en las iniciativas empresariales. En la siguiente lista identifican siete diferentes causas de temor relacionadas al inicio de un negocio:

  • La pérdida de seguridad financiera personal

  • La incapacidad del emprendedor a desempeñarse

  • Falta de disponibilidad de financiación empresarial

  • Una debilidad fundamental en la idea central del negocio

  • Un descenso en la valoración social del individuo

  • La incapacidad del negocio a cumplir sus promesas

Estos son verdaderos temores con verdaderos efectos sicológicos y fisiológicos en los posibles empresarios. Si queremos promover nuevos negocios y fomentar el crecimiento económico, necesitamos ayudar a los fundadores de empresas nuevas a enfrentar y superar sus temores. ¿Cómo hacemos esto? Aquí están cuatro estrategias:

La Educación: La ignorancia y el temor son más fuertes cuando aparecen unidos. La educación y el entrenamiento en la investigación de mercados, financiamiento de nuevos negocios, organización de una nueva empresa, protección de propiedad intelectual y administración de empleados puede aliviar algunos de los temores que impiden a los emprendedores a tomar el próximo paso. Afortunadamente, hay muchos lugares para conseguir este tipo de entrenamiento como el SBA (asociación de pequeños negocios en EEUU), el IFC SME Toolkit (recurso para emprendedores en países en desarrollo), Kauffman foundation (una fundación sin fines de lucro que enfocada en emprendimiento y educación) y MOBI.

Orientación: El lanzamiento de un nuevo negocio puede ser un proceso solitario. Las aceleradoras de empresas como Y-combinator, 500 startups, el GSBI (programa de emprendimiento social) y CAPE (programa para emprendedores de California) han descubierto que la asesoría por parte de ejecutivos experimentados y emprendedores en serie puede ayudar a los fundadores novatos. Tener un amigo que sabe lo que está a la vuelta de la esquina es un buen remedio para la ansiedad.

Redes de seguridad financiera: Las redes de seguridad financiera hacen que las cosas intimidantes parezcan posibles. Una de las tendencias más inquietantes en el arranque de nuevas empresas es la decreciente presencia del emprendedor de clase media. En una perturbadora investigación, casi 50 por ciento de los estadounidenses no estaban preparados para un gasto de emergencia de $400. Si no puede recaudar $400, lo más probable es que no podrá arriesgar su futuro en un nuevo emprendimiento. Recuerde que más vale prevenir que lamentar.

Apoyo comunitario: Silicon Valley frecuentemente se identifica como un lugar en donde el fracaso no solo es celebrado, si no idolatrado. Esa caracterización solamente se aplica a una pequeña parte de nuestra comunidad – la parte en donde los bien educados, bien relacionados y emprendedores exitosos usan la tecnología para alterar el ‘status quo’. La mayoría de la gente en el mundo (y en Silicon Valley) no pertenecen a esta categoría. Tenemos que apoyar a todos los emprendedores de todo tipo de orígenes, especialmente a los negocios pequeños que forman parte integral de nuestra comunidad.

Cuando ayudamos a los emprendedores a vencer sus temores, liberamos su innovación, ingenio e inspiración. No se quedarán atrás las nuevas empresas y el crecimiento económico.

Acerca del autor: Drew Starbird es el director de My Own Business Institute (MOBI) en la Universidad de Santa Clara, y un profesor de Gestión de operaciones y sistemas de información (OMIS).

En el año 2015, completó un término de seis años como decano de la Escuela de Negocios Leavey de SCU. Como director de MOBI, el Dr. Starbird está a cargo de la iniciativa de educación en línea que es hasta la fecha la más agresiva y transcendental de la universidad. La misión de MOBI es iniciar negocios que generan trabajos alrededor del mundo.

Starbird se incorporó a la facultad de SCU en 1987, ha enseñado gestión de operaciones, estadística y la toma de decisiones complejas en los programas de pregrado, postgrado y educación ejecutiva de la universidad y ha recibido numerosos premios por su enseñanza y escolaridad. Sus intereses de investigación incluyen el control y manejo de calidad, manejo de cadenas de suministros, seguridad alimentaria y las pólizas de seguridad nutricional.

El profesor Starbird tiene una licenciatura en ciencias de la Universidad de California de Davis, una maestría en administración de empresas de la Universidad de Santa Clara y un doctorado de la Universidad de Cornell.

Es posible que esté interesado en: Elegir un mentor, agencias de apoyo para dueños de negocios.

Jun 28, 2017