Skip to main content

Los emprendedores subestimados: Contra todos los pronósticos

Ashaki Hunter (en medio) con otros ganadores de CAPE

Ashaki Hunter (en medio) con otros ganadores de CAPE

Por Drew Starbird, Ph. D., MBA '84

La mayoría de las investigaciones sobre los emprendedores y el emprendimiento se enfocan en las características personales y en las experiencias que motivan a una persona a iniciar o administrar un negocio. Inevitablemente, estos estudios se centran en las características y experiencias positivas: una buena educación, una familia afectuosa, un entorno sociocultural favorable. Cosas buenas que conducen a buenos resultados.

En un nuevo estudio interesante, dos académicos de Canadá propusieron un modelo enfocado en los desafíos del emprendimiento. Lo que les motiva a los emprendedores “surgidos de los desafíos” son experiencias difíciles o traumáticas, producto de las condiciones económicas, socioculturales, físicas, mentales o emocionales que son adversas. El estudio se realizó en base a la observación de que hay más emprendedores en las poblaciones de inmigrantes, veteranos de combate y minusválidos que en la población general. Cosas malas que conducen a buenos resultados. Les llaman los emprendedores “subestimados”.

¿Cómo se transforman en emprendedores “subestimados” los “subestimados”? La clave para convertir las cosas malas en buenos resultados es tener una respuesta de adaptación positiva. Los individuos que enfrentan alienación, incertidumbre, discapacidad y carecen de oportunidades tienen que adaptarse si es que quieren sobrevivir, y aún más si es que quieren tener éxito. Tienen que trabajar aún más, tomar más riesgos, buscar más ayuda de los demás y hacer las cosas de manera diferente a sus compañeros más afortunados. Los autores identificaron un número de habilidades en común entre los emprendedores subestimados:

  • Una disciplina de trabajo. Los emprendedores subestimados no empiezan en tercera base. Tienen que trabajar aún más que los demás sólo para tener una oportunidad de batear.

  • Persistencia. La persistencia ante los desafíos personales que enfrentan los emprendedores subestimados es algo que verdaderamente me inspira. No se dan por vencidos.

  • Tolerancia al riesgo. El riesgo financiero es algo de menor importancia comparado con los riesgos personales que tienen que enfrentar los emprendedores subestimados cuando inician un negocio. Tienen la habilidad especial de superar el miedo al fracaso.

  • Habilidades interpersonales. Los subestimados muchas veces necesitan ayuda con labores que el resto de nosotros damos por sentado. La habilidad para buscar ayuda, aceptar consejos y dirigir un equipo es crítica.

  • Buscan soluciones creativas para los problemas. Para navegar por el mundo exitosamente con las desventajas que tienen los subestimados se requiere una combinación de innovación y creatividad.

Al vivir en el Silicon Valley, se corre el riesgo de olvidarse de apoyar a los emprendedores subestimados. Tenemos todo tipo de oportunidades para los cultos, los que tienen buenas conexiones y los adinerados. A través de las universidades, los aceleradores de negocios principiantes e incubadoras de empresas, una gran cantidad de dinero y entrenamiento tiende a darse a los emprendedores en el centro de atención. Nadie puede cuestionar el éxito de este modelo para crear riquezas y trabajos.

Mi trabajo con los programas MOBI y CAPE de la Universidad de Santa Clara me pone en contacto con una buena cantidad de emprendedores subestimados. Una que sobresale es mi amiga Ashaki Hunter, que graduó del programa CAPE en febrero del 2017 y ganó el tercer lugar en nuestra competencia de propuestas de negocios. Ashaki perdió ambas piernas en un tiroteo realizado desde un auto cuando apenas tenía 19 años. Mientras se recuperaba, descubrió que no se podía poner sus zapatos porque los dedos de los pies se le doblaban--lo cual ocasionaba síntomas similares al de dedo en martillo. Para solucionar este problema, ella inventó una funda que se pone sobre el pie que la deja ponerse sus zapatos en una fracción de tiempo. Sin tener ninguna experiencia en los negocios, ella sobresalió en el programa CAPE y pronto lanzará su negocio, Abilities in Motion. Ha reunido a un equipo impresionante de asesores, los cuales incluyen gente de negocios, abogados y académicos. Cada uno de ellos está comprometido con Ashaki y su éxito.

Cuando los subestimados tienen éxito, inician negocios que crean empleos y prosperidad para ellos y para los demás. Los emprendedores subestimados también cumplen con medidas de éxito menos tradicionales. Nos demuestran que vivimos en un mundo donde la justicia y la esperanza siguen vivas.

Acerca del autor: Drew Starbird es el director de My Own Business Institute (MOBI) en la Universidad de Santa Clara, y un profesor de gestión de operaciones y sistemas de información (OMIS).

En el año 2015, completó un término de seis años como decano de la Escuela de Negocios Leavey de SCU . Como director de MOBI, el Dr. Starbird está a cargo de la iniciativa de educación en línea que es hasta la fecha la más agresiva y transcendental de la universidad. La misión de MOBI es iniciar negocios que generan trabajos alrededor del mundo.

Starbird se incorporó a la facultad de SCU en 1987, ha enseñado gestión de operaciones, estadística y la toma de decisiones complejas en los programas de pregrado, postgrado y educación ejecutiva de la universidad y ha recibido numerosos premios por su enseñanza y escolaridad. Sus intereses de investigación incluyen el control y manejo de calidad, manejo de cadenas de suministros, seguridad alimentaria y las pólizas de seguridad nutricional.

El profesor Starbird tiene una licenciatura en ciencias de la Universidad de California de Davis, una maestría en administración de empresas de la Universidad de Santa Clara y un doctorado de la Universidad de Cornell.

Es posible que esté interesado en: Agencias de apoyo para dueños de negocios, Historias de éxito de MOBI,

Elegir el tipo de negocio, CAPE

Jul 5, 2017