Skip to main content
My Own Business Institute

Sesión 12: Comercio electrónico para negocios pequeños

OBJETIVO: 

El comercio electrónico es la venta de productos y servicios a través del Internet y es el segmento en crecimiento más rápido de nuestra economía. Muchos emprendedores que crean una presencia en línea para su negocio también pueden vender sus productos o servicios en línea en un modelo de comercio electrónico. El comercio electrónico le permite hasta a la empresa más pequeña llegar a un público grande (¡o global!) a bajo costo. En esta sesión, sabrá si el comercio electrónico es adecuado para su negocio, cómo cobrar los pagos de sus clientes en línea, cómo crear un sitio web de comercio electrónico y cómo vender a través de diferentes canales de venta.

  • Un repaso general del comercio electrónico
    • ¿Qué es el comercio electrónico?
    • Cosas a tomar en cuenta para el comercio electrónico
    • ¿Le conviene un sitio web de comercio electrónico a su negocio?
    • Los cuatro tipos de comercio electrónico
    • Los modelos de negocio de comercio electrónico
  • Transacciones de dinero
    • Consideraciones de costos
    • Transacciones de pago en línea
    • Métodos alternativos de pagos en línea
    • Estándares de seguridad
    • Plan de crecimiento
  • Configuración de un sitio web de comercio electrónico
    • Configurar un sitio web de negocios
    • Agregar capacidades de comercio electrónico
  • Vender a través de múltiples canales de venta en línea
    • Único, multicanal u omnicanal
    • Vender en plataformas de redes sociales
    • Mercados en línea
  • Las 10 cosas que debe hacer y no debe hacer
  • El plan de negocios

¿Qué es el comercio electrónico?

El comercio electrónico es la venta de productos y servicios a través del Internet. El comercio electrónico ha cobrado impulso rápidamente en todo el mundo, abriéndole oportunidades a los empresarios más allá de los negocios tradicionales “físicos''. Las empresas que operan y venden productos o servicios desde una ubicación física, como en una tienda, un edificio o un almacén, se conocen como empresas "físicas". Muchas empresas físicas incorporan ofertas de comercio electrónico para capturar las ventas de los compradores en línea. Sin embargo, el comercio electrónico permite vender productos y servicios incluso si no tiene una tienda o una ubicación física.

El comercio electrónico es el segmento en crecimiento más rápido de nuestra economía; en el 2020, las ventas minoristas electrónicas representaron el 14% de todas las ventas minoristas en todo el mundo y se espera que estas cifras sigan creciendo y alcancen el 22% para 2023. Para el 2040, se espera que alrededor del 95% de todas las compras se realicen a través del comercio electrónico. A medida que los teléfonos inteligentes se expanden a mercados sin explotar y los consumidores se vuelvan más dependientes de los dispositivos móviles, se espera que el comprar con dispositivos móviles impulse este crecimiento continuo. Se espera que las ventas minoristas de comercio electrónico móvil alcancen los 3,5 mil millones de dólares en el 2021.

El comercio electrónico le abre a los empresarios la oportunidad de vender sus productos, bienes o servicios digitalmente y, según el producto, a un costo mínimo. Las ventas en línea de productos o servicios pueden generar ingresos que pueden mantener un negocio a largo plazo.

Tan sólo tener un sitio web no significa que haya comercio electrónico. Muchos emprendedores pueden crear un sitio web para que su negocio tenga presencia en línea o utilizar el mercadeo en redes sociales a través de plataformas como Facebook, Instagram y otras. Estas herramientas en línea crean maneras valiosas de vender que les permiten a las empresas dar a conocer sus productos y servicios. En el momento en que su negocio utiliza estas plataformas en línea para realizar ventas y transacciones, ya sea a través de un carrito de compras o al aceptar pagos en línea, es cuando estas herramientas crean un modelo de comercio electrónico para su negocio.

Cosas a tomar en cuenta para el comercio electrónico

Abajo, están preguntas clave que debe considerar antes de iniciar un negocio de comercio electrónico. Algunas de estas ya las ha contemplado cuando eligió su negocio en la Sesión 1.

  • ¿Venderá productos o servicios?
  • Si vende productos, ¿serán físicos o digitales?
  • ¿Producirá usted los artículos o los comprará y revenderá?
  • ¿De dónde obtendrá sus productos e inventario?
  • Piense en su modelo de negocio: ¿ofrecerá productos únicos, paquetes, suscripciones, o algo más?
  • ¿Cómo venderá sus productos (en qué plataforma)?
  • ¿Cómo aceptará los pagos?
  • ¿Cómo hará llegar sus productos o servicios a sus clientes (cumplimiento de pedidos)?
  • ¿Cómo serán sus costos iniciales?
  • ¿Existe alguna normativa legal o de otro tipo sobre su producto o servicio que deba tener en cuenta? Sesión 6: Licencias y permisos de negocios

¿Le conviene un sitio web de comercio electrónico a su negocio?

Mucho depende de la clase de negocio, pero en el entorno actual, ¡la respuesta seguramente sea sí!

Los sitios web como Amazon.com tienen un lugar consolidado en el mercado, y simplemente por su tamaño, nombre y la relación de confianza que tienen con sus clientes les permite dominar este mercado con buenos precios (debido a economías de escala) y una notable lealtad del cliente. Por lo tanto, ofrecer una opción de comercio electrónico en sí mismo no es garantía de éxito empresarial.

Sin embargo, existen varias formas de llegar a nuevos clientes, ofrecerles algo con una propuesta de valor única y construir una relación continua. La confianza se convertirá en la piedra angular de la construcción de su negocio electrónico. Como dice Warren Buffett: "Si no sabe de joyas, conozca a su joyero".

Tener un sitio web no significa que lo utilizará sólo para vender su producto en línea. Lo podría usar para complementar las ventas de su tienda minorista ya establecida. Si vende un producto único, como ropa de cama bordada a medida o chocolates gourmet, quizás tenga éxito vendiéndole a personas de todo el país (o hasta del mundo) que no tienen acceso a estos productos en su propia ciudad.

 

Hoy en día, el comercio electrónico no se limita a vender productos físicos; puede ofrecer servicios, software o productos digitales.

Servicios: Tal y como su nombre indica, lo que se vende en este tipo de negocio es un servicio. Esto puede ser diseño de sitios web, redacción independiente de textos publicitarios, contabilidad, gestión de redes sociales, asesoramiento legal, tutoría en línea, asistentes virtuales, y la lista continúa. Existen diferentes formas de ofrecer sus servicios, ya sea a través de una lista de ofertas con precios individuales o con paquetes con precios para diferentes niveles de servicio. Por ejemplo, puede ofrecer su servicio más popular como un servicio independiente o como parte de un paquete para dar a conocer y crear interés en los otros servicios incluidos en el paquete. Por eso, la manera en que agrupa sus servicios es algo a considerar mientras organiza su negocio.

Software: Las empresas de comercio electrónico también pueden vender software, un programa digital que se puede descargar en la computadora o dispositivo móvil de un cliente. El software puede ser cualquier cosa, desde la programación de un calendario hasta la revisión gramatical y las herramientas especializadas en edición de fotografías, por sólo nombrar algunas de las muchas ideas. Si tiene experiencia técnica en la programación y desarrollo del software, puede crear un producto de software y venderlo en línea. También puede contratar a un desarrollador de software para que realice su idea, lo cual puede ser costoso, pero vale la pena la inversión. Tenga en cuenta que es posible que en el futuro tenga iteraciones y desarrollos continuos en los que necesitará ayuda de su desarrollador. Asegúrese de incluir estos gastos cuando esté calculando el presupuesto de realizar su idea de software.

Productos digitales: Los productos digitales se han convertido en un complemento o complemento popular para mejorar las empresas enfocadas en proveer servicios. Estos productos digitales podrían ser cursos en línea (creados en plataformas como Teachable o Kajabi, por ejemplo), tutoriales en video, libros digitales (por ejemplo, un plan de comida), plantillas (como plantillas de diseño web), carteles y decoraciones imprimibles, conocimiento experto de una industria específica vendido en paquetes de información, hojas informativas o informes en forma que se puedan descargar.

El simple hecho de tener un sitio web de comercio electrónico no le asegura que podrá competir favorablemente con los grandes competidores consolidados. Ellos ya tienen en su lugar los sistemas de inventario, entrega y mercadeo; y pueden entregar los pedidos a un precio tan bajo como (o más barato que) usted. Sin embargo, lo bonito del Internet es que muestra una audiencia global de posibles clientes y nunca cierra.

Tus clientes tendrán acceso a información sobre tu negocio las 24 horas del día, los 365 días del año. Puede subir imágenes, audio, video, noticias y mucho más. Su cliente incluso podrá comprarle las 24 horas del día. Hay formas de promocionar digitalmente su negocio para correr la voz. Por eso, la dirección de su sitio web debe promocionarse en todas partes, incluyendo en su firma de correo electrónico, perfiles de redes sociales, material adicional de comercialización, formularios de ventas y anuncios.

Si planea hacer negocios en el extranjero, tenga en cuenta las ventajas y desventajas del comercio internacional que se describen en nuestra sesión de Expansión global en el curso de Expansión de negocios y asegúrese de comprender las reglas y regulaciones que le correspondan.

Los cuatro tipos de comercio electrónico

Existen cuatro tipos de comercio electrónico que debería saber.

De negocio a consumidor (B2c): El sector de B2c es lo que la mayoría de la gente se imagina cuando piensa en un negocio de comercio electrónico. Al igual que el modelo minorista tradicional en el que un negocio le vende a individuos, un negocio B2c le vende a individuos por interacciones en vez de una tienda física. La "c" en B2c está en minúsculas cuando se refiere a un negocio de comercio electrónico a diferencia del B2C, que es el enfoque minorista tradicional.

De negocio a negocio (B2B): Un modelo B2B se enfoca en ofrecer productos o servicios de un negocio a otro. Aunque muchos negocios de este tipo son proveedores de servicios, también encontrará bajo este título empresas de software, empresas de suministros y mobiliario de oficina, empresas de alojamiento de archivos y muchos otros modelos empresariales de comercio electrónico. Estas empresas suelen tener plataformas de software de comercio electrónico personalizadas, a gran escala o para empresas que funcionan directamente con otras empresas en un entorno cerrado. Un negocio de comercio electrónico B2B puede requerir más dinero para iniciar, dependiendo de la clase de negocio y de los costos requeridos por personal, instalaciones, administración, mantenimiento, etc. (conocidos como costos “generales”).

De consumidor a consumidor (C2C): Se le dice comercio electrónico C2C cuando un consumidor puede intercambiar, comprar o vender artículos a otro consumidor en línea. Estas transacciones suelen ser facilitadas por un sitio web de terceros como Amazon, eBay o Etsy, llamado mercado en línea. El mercado en línea le ofrece a los proveedores un lugar en línea para venderle a un grupo de clientes y cobra una pequeña parte o cuota por conectar a ambas partes.

De consumidor a negocio (C2B): Se conoce como C2B un nuevo modelo de comercio en el que un consumidor o usuario final le proporciona un producto, servicio o valor a una organización. Algunos ejemplos de este incluyen el marketing de influencers o el aprendizaje automático, donde la información sobre el comportamiento del consumidor puede dictar el desarrollo del producto. También se incluyen en este modelo las subastas inversas, la prestación de servicios o los sitios de plataformas independientes (como Upwork o Freelancer) y varias estrategias comunes de monetización de blogs como el marketing de afiliación o Google Ads.

Es importante comprender con qué modelo opera porque afectará la forma en que promociona su sitio web e interactúa con su cliente.

Los modelos de negocio de comercio electrónico

Existen varios modelos diferentes de negocios de comercio electrónico si planea vender un producto. Si está pensando en vender productos físicos, tendrá que tomar en cuenta cómo manejar la administración de inventario, el abastecimiento de productos y el cumplimiento de pedidos. Por ejemplo, ¿dónde guardará su inventario? Habrá algunos que no les gustará la idea de tener su garaje lleno de cajas. ¿Quién será su fuente de inventario o productos a vender? ¿Cómo cumplirá los pedidos? ¿Empaquetará cada pedido y lo llevará a la oficina de correos? ¿Ha incluído en sus estimaciones los suministros de embalaje y otros costos de cumplimiento, incluyendo su tiempo de trabajo?

Aquí hay algunas maneras en las que los emprendedores mantienen sus negocios de comercio electrónico:

Almacenamiento: El modelo de negocio de comercio electrónico más simple y directo es aquel en el que el dueño del negocio vende un producto o servicio en línea y luego provee ese producto o servicio al cliente. Como propietario de un negocio ya lo está haciendo usted mismo; usted administra y realiza cada paso del proceso de ventas y cumplimiento de pedidos. En este modelo, debe mantener un inventario de productos, empaques y todo lo necesario para completar todo el proceso. Puede almacenar sus productos en su garaje o habitación libre, o poseer o alquilar un espacio en un edificio que está diseñado específicamente para almacenamiento.

Dependiendo de su producto, el "almacenamiento" puede requerir bastante capital para configurar y mantener: deberá administrar el inventario y las existencias, tener controles de temperatura (si corresponde), realizar un seguimiento de los pedidos de los clientes y la información de envío, adquirir o alquilar equipos para mover productos, instalar sistemas de seguridad para proteger los productos almacenados, y potencialmente invertir en el propio espacio del almacén.

Envío directo (Drop shipping): Se le denomina envío directo a un método para cumplir pedidos en el que una empresa no almacena los productos que vende, pero contrata a un proveedor para que cumpla los pedidos. Cuando un cliente compra un producto de su negocio o tienda en línea, otra persona prepara el pedido y lo envía directamente al cliente. Quizás usted compre un producto de otro vendedor, ya sea un mayorista o fabricante, y esta organización sea la que realiza el envío directo a su cliente. Esto le evita administrar el inventario, mantener o “almacenar” existencias o manejar el empaque. Es importante tener en cuenta que si su vendedor, mayorista o fabricante es lento, la calidad del producto es inferior a la esperada; o si hay problemas con el pedido, usted (como "escaparate") sigue siendo responsable del resultado. Asegúrese de formalizar por escrito un acuerdo de nivel de servicio (ANS) con cualquier proveedor para asegurarse de que todas las partes entiendan los plazos y los estándares de calidad de todos los pedidos.

Etiqueta privada: Si tiene una idea para un producto pero no tiene los medios para crearlo por su cuenta, una etiqueta privada puede ser una opción. Los emprendedores pueden contratar a un fabricante para crear un producto basado en planos, diseños o un prototipo. Este fabricante podría después mandar envíos directamente al consumidor, a una tienda o a un mercado en línea como Amazon. Los costos iniciales pueden ser menores que los de construir y realizar los envíos del producto por su cuenta, y si le interesa posiblemente abrir sus propias instalaciones de producción más adelante, esta es una buena manera de probar un nuevo producto o concepto.

Marca blanca: Una marca blanca es similar a la etiqueta privada, excepto que se promociona un producto existente. Usted elige un producto que ya ha vendido con éxito otra empresa, que también ofrece opciones de marca blanca. Usted diseña su empaque y etiqueta, y vende el producto. Esta práctica es común en las industrias de la belleza y el bienestar, pero es más difícil de encontrar en otros nichos. Un ejemplo reciente es el desinfectante de manos. Muchas tiendas han comenzado a vender desinfectantes de manos bajo su propia marca. Probablemente se hayan comprado estos productos sin marca, y las empresas vendedoras añaden sus logotipos y marcas. Es importante tener en cuenta que en un modelo de marca blanca, le suelen pedir que compre una cierta cantidad del producto. Ya depende de usted si puede o no vender lo suficiente para obtener ganancias.

Suscripciones: Un modelo de comercio electrónico de suscripción se aplica cuando una empresa ofrece un producto o servicio de forma repetida o continua por una tarifa en lugar (o además) de ofrecer una opción de compra única o por tiempo limitado. Uno de los ejemplos más populares es Dollar Shave Club, con sede en California, que le envía maquinillas de afeitar y otros productos de aseo personal a sus clientes. Otros ejemplos de negocios de suscripción son Stitch Fix, Blue Apron y Nature Box, así como clases de ejercicio o cocina que se ofrecen en línea. Los negocios de suscripción ofrecen dos beneficios clave: un flujo de ingresos relativamente confiable y una base de clientes establecida. Estos clientes existentes ofrecen una oportunidad de crecimiento, ya que pueden estar interesados en agregar a su suscripción productos o servicios adicionales, y también pueden animarse a contarles a otros sobre el negocio.

Hay algunas formas diferentes de completar transacciones de dinero en línea. Si ya tiene un sitio web establecido que sus clientes conocen, probablemente querrá conservarlo y podrá agregar una solución de comercio electrónico. Si no tiene un sitio web de comercio electrónico, puede considerar crear uno utilizando una plataforma de de creación de sitios web de talla importante como Shopify, Wix o Squarespace, o un complemento como WooCommerce que se puede usar en Wordpress. Muchas de estas plataformas pueden ayudarlo a administrar un sitio web de comercio electrónico con poca o ninguna experiencia en diseño web y, a menudo, tienen sistemas de procesamiento de pagos que manejarán transacciones de dinero ya integrados. Las empresas de procesamiento de pagos en línea bien consideradas incluyen Stripe, Square, Braintree y PayPal, por nombrar algunas.

Los sitios de mercados en línea como Amazon, Etsy y Google también pueden ofrecer formas adicionales de vender sus productos o servicios en línea, aparte de su sitio web de comercio electrónico. Estas plataformas a menudo cobran una tarifa, toman un porcentaje o requieren pedidos o compromisos mínimos. Asegúrese de comprender los términos de participación antes de firmar cualquier acuerdo. Los mercados en línea se discutirán más adelante.

Consideraciones de costos

Hay costos a considerar al crear un negocio de comercio electrónico. Primero, existen costos asociados con la plataforma de su sitio web (incluyendo el nombre de dominio y las tarifas de alojamiento). También hay tarifas de procesamiento de pagos, impuestos sobre las ventas, gastos de cumplimiento de pedidos y costos de envío, por nombrar algunos. También querrá tener en cuenta los costos asociados con sus políticas de devolución.

Los procesadores de pagos, como los mencionados anteriormente, pueden requerir que los dueños de negocios mantengan una cuenta de depósito con un monto mínimo para cubrir las devoluciones de los clientes, o contracargos y reclamos de garantía, si corresponde. Estas organizaciones también pueden retener dinero durante un período de tiempo (un "período de garantía") antes de distribuirlo a usted. Tenga en cuenta estas reglas y el flujo de caja limitado que podría tener hasta que pueda superar estos períodos de garantía.

Para los pedidos y envíos en línea, debería consultar con su Oficina de Ecualización del estado para determinar los impuestos sobre la venta correspondientes. El "Centro de impuestos para pequeños negocios y empleados autónomos" del IRS proporciona información valiosa y enlaces relacionados con los impuestos.

Si vive en los Estados Unidos, tome en cuenta que cada estado puede tener diferentes regulaciones con respecto a la ley fiscal, los artículos prohibidos y los requisitos de garantía del cliente.

Asegúrese de incluir los costos estimados, incluyendo el tiempo y los materiales, para cumplir con sus pedidos. Si está utilizando un proveedor de envío directo, investigue de qué manera pueden cambiar los costos conforme las cantidades y otros requisitos.

¿Ofrecerá envío gratis o cobrará a los clientes por el envío? ¿Las devoluciones tendrán envío gratuito o los clientes pagarán por devolver los artículos? Es útil incluir el envío estimado en su sitio de comercio electrónico para que los clientes puedan calcular este gasto en su compra.

 Transacciones de pago en línea

Piense en qué tipos de pagos aceptará. Algunas opciones incluyen tarjetas de crédito, PayPal, transferencias ACH (Cámara de compensación automatizada) / cheques electrónicos y Bitcoin / Criptomoneda, que es menos común pero una opción emergente. Las tarjetas de crédito y PayPal siguen siendo los métodos de pago más comunes en la actualidad. Los dueños de negocios pueden trabajar directamente con estos proveedores para organizar el proceso de pagos de un negocio. Asegúrese de entender todas y cada una de las tarifas o requisitos antes de comprometerse con un método de pago.

Aquí están unos cuantos términos útiles para entender lo básico de las transacciones de pago en línea:

Cuenta comercial: un tipo de banco comercial que le permite a un negocio aceptar y procesar transacciones con tarjetas de pago electrónicas. Es a donde va primero el pago que proviene del cliente antes de que lo pueda transferir a su cuenta bancaria de negocios. Si ya tiene una tienda física, quizás ya esté familiarizado con tener una cuenta de comerciante.

Procesador de pagos: una tecnología interfaz que se utiliza para aceptar compras con tarjeta de crédito o débito de los clientes. Esto incluye tanto los dispositivos físicos de lectores de tarjetas como los portales de "pago" (o procesamiento de pagos) que se utilizan para ingresar la información de la tarjeta de crédito para realizar una compra. Una vez que se aprueba la transacción, conecta el banco emisor con su cuenta comercial para transferir los fondos.

Pasarela de pago: Relacionada con el procesador de pagos, una pasarela de pago es una tecnología segura que autoriza la transacción para garantizar que se le pague. Una vez autorizada, el procesador de pagos conectará su banco con su cuenta comercial para transferir los fondos a su cuenta bancaria comercial.

Las empresas de procesamiento de pagos, como Stripe o Braintree, combinan una cuenta de comerciante con una pasarela de pago, lo que la hace más conveniente para los nuevos emprendedores: una vez que los pagos se hayan liquidado, pueden transferirse a su cuenta bancaria comercial.

La mayoría de las plataformas de sitios web de comercio electrónico como Shopify o Etsy tienen sistemas de procesamiento de pagos integrados en un sólo lugar u opciones para elegir proveedores de terceros.

Siempre sea consciente de los tipos de bienes o servicios que vende, ya sea si planea vender en su país o en el extranjero, y conozca las tarifas asociadas con su modelo de negocio para determinar la mejor plataforma de procesamiento de pagos para su negocio.

Métodos alternativos de pagos en línea

Además del método más común de pagos en línea, tarjetas de crédito o PayPal, algunas empresas de procesamiento de pagos aceptan Bitcoin, AMEX, Android Pay o Apple Pay. Existen métodos alternativos, como Affirm o AfterPay, que le permiten al cliente realizar pagos mensuales de un producto.

Revise si algunos de estos métodos alternativos se pueden implementar en su sitio web y de qué manera. Si bien los métodos como Bitcoin suenan innovadores, podrían ser la mejor opción para los nuevos dueños de negocios que comienzan con los pagos comunes con tarjeta de crédito y PayPal.

Estándares de seguridad

Es fundamental que su sitio web de comercio electrónico sea seguro y cumpla con todos los estándares de cumplimiento para mantener protegida la información confidencial de su cliente durante las transacciones. Es obligatorio que su sitio web sea compatible con PCI. El Estándar de seguridad de datos de la industria de tarjetas de pago (PCI DSS por sus siglas en inglés) es un estándar de seguridad para organizaciones que manejan información de tarjetas de crédito y débito, y está diseñado para garantizar que todas las empresas que aceptan, procesan, almacenan o transmiten información de tarjetas de crédito mantengan un entorno seguro. PCI DSS se administra por el PCI SSC (Comité de estándares de seguridad PCI), una organización global formada por las principales compañías de tarjetas de crédito, incluyendo Visa, Mastercard, Discover y American Express. Los dueños de negocios son responsables de cumplir sus propias normas.

La mayoría de los creadores de sitios web de comercio electrónico, como Shopify, Wix o Squarespace, ya cumplen con los estándares de PCI-DSS, por lo que es una buena idea considerar usar estas plataformas para configurar su tienda en línea. Siempre revíselos para asegurarse de que sin importar qué plataforma use, usted cumpla con estos requisitos de seguridad necesarios.

Plan de crecimiento

Además de analizar cuestiones como los impuestos, la seguridad, los costos, las regulaciones y la confiabilidad en relación a las regiones donde venderá y enviará, también debe considerar el potencial de crecimiento. Si su sitio se vuelve popular, su sistema de comercio electrónico deberá ser escalable para ese crecimiento, y su proveedor de alojamiento y la plataforma de su sitio web deberán tener la capacidad de soportar más tráfico. Asegúrese de entender la escalabilidad y los costos de los proveedores de su sitio web. La siguiente sección, Configuración de un sitio web de comercio electrónico, ofrecerá más información sobre cómo diseñar su sitio web para que tenga éxito.

Puede optar por crear un sitio web para su empresa para construir una presencia en línea como parte de sus esfuerzos de marketing. Si decide vender su producto o servicio también en línea, necesitará un sitio web de comercio electrónico, un sitio que pueda aceptar pedidos y procesar pagos. Si no desea crear su propio sitio de comercio electrónico, considere contratar y/o consultar un diseñador web o una empresa con experiencia para configurar un sitio web de comercio electrónico para usted. La experiencia de ellos a menudo puede ahorrarle tiempo, dinero y agravios innecesarios.

Configurar un sitio web de negocios

Abajo está un breve resumen y repaso general de los pasos para configurar un sitio web común.

  1. Registre su nombre del dominio

Cada sitio web tiene su propio nombre único, como Amazon.com o Google.com. Este es su “nombre del dominio.” Los nombres del dominio suelen terminar en “.com,” “.org,” “.biz,” “.edu,” entre otras formas. Tendrá que decidir y comprar un nombre del dominio para su negocio. Asegúrese de realizar una investigación en línea antes de todo para cerciorarse de que el nombre que pretenda usar no esté usado y no esté protegido por derechos de autor. Es útil escoger algo que sea fácil de memorizar y deletrear.

  1. Alojamiento web

Comprar un nombre del dominio no significa que sea dueño de un sitio web, pero es el primer paso para configurar uno. Después, necesita un lugar (normalmente un servidor físico o virtual) para que resida su sitio web. Muchos propietarios de negocios alquilan espacio de alojamiento a través de un proveedor de alojamiento web. Algunas empresas más grandes pueden crear sus propias plataformas o redes para alojar contenido y sitios web. Para un sitio web de comercio electrónico, es necesario un plan de alojamiento más sólido. Compare diferentes proveedores de alojamiento e investigue un poco para encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades.

  1. Asegure su sitio web

Los sitios webs protegidos por un certificado de seguridad de la capa de transporte (SSL por sus siglas en inglés) son aquellos que tienen la marca “HTTPS” en su dirección URL en vez de sólo “HTTP.” Un certificado SSL es un tipo de certificado virtual que proporciona autenticación para un sitio web y se utiliza para proteger y cifrar información confidencial como tarjetas de crédito, nombres de usuario, contraseñas y otros datos privados enviados por el Internet. Los certificados SSL verifican que el sitio web es el que dice ser y que el anfitrión del servicio web es el propietario del dominio.

Es muy importante que un sitio web de comercio electrónico tenga un certificado SSL para crear confianza con sus usuarios y garantizar que su información esté segura, para que puedan realizar una compra en línea de forma segura en su sitio web. La mayoría de las empresas de alojamiento ofrecen certificados SSL que puede conseguir para su dominio por un precio relativamente bajo. ¡No se brinque este paso!

  1. Construya y diseñe su sitio web

Tendrá que decidir si desea crear su propio sitio web o contratar a un desarrollador web. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas. Existe una variedad de herramientas para crear sitios web en el mercado que pueden ofrecer plantillas o la opción de "arrastrar y soltar" para hacérsela más fácil la creación de sitios web a personas sin conocimientos técnicos. Incluso hay opciones de agregar "carritos de compras" para apoyar a sitios de comercio electrónico. (Algunos ejemplos de herramientas/creadores de sitios web incluyen: Shopify, Wix, Squarespace, Wordpress/WooCommerce, Google Sites y Weebly). Sin embargo, si desea una apariencia y una experiencia de usuario más personalizada o si su diseño o modelo de ventas es complicado, tal vez sea mejor contratar a un desarrollador web. En la economía de trabajos temporales de hoy, puede ser fácil contratar a un diseñador web independiente para que lo ayude a crear un sitio web. Si planea utilizar el comercio electrónico, asegúrese de contratar a alguien con experiencia en esta área específica. También sepa exactamente cuáles son las condiciones; por ejemplo, cuántas revisiones se incluirán, quién publicará el sitio web, quién realizará modificaciones o actualizaciones en el futuro, quién se encargará de los problemas, etc.

  1. Garantice movilidad

Asegúrese de que su sitio web sea igual de fácil de usar en dispositivos móviles como en computadoras de escritorio y tabletas. Los clientes compran con todos sus dispositivos, por lo que es deseable brindarles una buena experiencia sin importar desde dónde estén viendo.

Agregar capacidades de comercio electrónico

Puede agregar capacidades de comercio electrónico a un sitio web existente o desarrollar las capacidades en su sitio web cuando lo cree. Como ya se mencionó, muchas herramientas para crear sitios web ofrecen una opción de añadir un carrito de compras, lo cual le permite a los visitantes seleccionar y comprar productos o servicios. Un diseñador web de comercio electrónico profesional también puede ayudarlo a configurar su sitio web para las transacciones. Estas son algunas cuestiones a tener en cuenta:

  • ¿Qué tan fácil es para los clientes elegir artículos y ponerlos en el "carrito"? ¿Pueden cambiar de artículos fácilmente?
  • ¿El carrito de compras ya proporciona una estimación de impuestos de acuerdo con la región o cómo lidiará con los impuestos?
  • ¿Cómo procesará los pagos?
  • ¿El proceso de pago es rápido, fácil y seguro?
  • ¿Cómo se confirman los pedidos?
  • ¿Cómo gestionará las devoluciones?

Antes de empezar, considere las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de clientes quiere atraer?
  • ¿Cómo interactuarán estos clientes con su sitio web?
  • ¿Qué está haciendo la competencia en sus sitios web? ¿Qué es lo que le gusta y lo que no le gusta de los sitios de la competencia a sus clientes?
  • ¿Cuántas ventas espera realizar por mes sólo en su sitio web?
  • Si apenas está comenzando, quizás sea más fácil empezar con lo básico y después expandir las características y la funcionalidad del sitio web. ¿Qué le agregaría una vez que su sitio web básico esté configurado?

Aparte de su sitio web de comercio electrónico, existen otros canales de venta que le pueden dar la oportunidad de llegar a más clientes posibles. Estos incluyen mercados en línea como Amazon o Etsy, y canales en redes sociales como Facebook, Instagram, o Pinterest.

Único, multicanal u omnicanal

Al iniciar su propio negocio, quizás quiera crear una estrategia de canales. Un “canal” se refiere a un tipo de clientes en específico. Una estrategia de canales le ayuda a alcanzar y comunicarse directamente con estos diferentes grupos de clientes.

Existen muchas formas de compartir su producto o servicio con su público. En la mayoría de los casos, un nuevo dueño de negocios comenzará con el enfoque del canal único.

El canal único: La estrategia del canal único es donde los propietarios de negocios venden sus productos o servicios a través de sólo un canal. Para la mayoría de los nuevos propietarios, este canal único podría ser su sitio web o un mercado en línea.

Por ejemplo: Quizás después de hacer un balance de costos y beneficios concluya que Etsy es el mejor mercado para su empresa, especialmente porque apenas está comenzando. En el futuro quizás considere otros mercados o hasta tener un sitio web, pero decide que Etsy es el adecuado para comenzar.

Multicanal: Con un enfoque en múltiples canales, la estrategia multicanal consiste en vender sus productos o servicios en más de una plataforma o canal. Los clientes pueden preferir un canal sobre otro, por lo que para obtener la mayor exposición de su producto o servicio podría vender a través de varios canales. Estas plataformas/canales se tratan como independientes entre sí y cada canal existe como una oportunidad de compra por separado.

Por ejemplo: Quizás utilice su sitio web de comercio electrónico como un canal donde los clientes pueden participar y comprar, y a la vez tenga una página de Facebook y una página de Amazon. Aunque los clientes ven cada uno de estos tres por separado e independientes entre sí, la experiencia y la marca deben ser consistentes en todas las plataformas.

Omnicanal: La estrategia omnicanal es un enfoque integrado que generalmente se configura y administra a través de una agencia de marketing profesional o por un experto en la tecnología de comercio electrónico. A través de una constante publicidad en línea por varios canales, una estrategia omnicanal le permite aprovechar la experiencia de un solo cliente.

Por ejemplo: Un cliente puede visitar su sitio web e interactuar con él, pero no realizar una compra. Más tarde, este cliente recibe una serie de anuncios relacionados con el producto de interés que se le "envía" a través de Facebook, Pinterest, Instagram y YouTube (de manera escalonada para que no sean enfadosos). De esta manera, la experiencia del cliente ocurre en su sitio web mientras que la publicidad siguió en múltiples canales. Si no participa el cliente, las demás estrategias para impulsar anuncios a través de múltiples canales siguen y las tácticas las dicta el comportamiento o la interacción que tiene cada posible cliente dentro y entre los canales. El comportamiento del cliente modifica y personaliza su experiencia.

Cada estrategia puede ser eficaz para el negocio adecuado, y la que elija dependerá de sus recursos, capacidades y flexibilidad. Al comienzo, podría ser mejor que opte pr la estrategia de un canal único antes de agregar un canal adicional o unirlos a todos en una estrategia omnicanal. Como se ha mencionado, se recomienda consultar a un profesional de mercadeo en el momento que decida implementar su estrategia de canal de ventas.

Vender en plataformas de redes sociales

Puede vender productos directamente a través de las plataformas de redes sociales como Instagram, Facebook o Pinterest, que pueden ser una forma eficaz de llegar a más posibles clientes utilizando imágenes llamativas.

Vender por las redes sociales puede ser tan simple como publicar una foto de su producto con un mensaje que indique a los espectadores cómo comprar. Por ejemplo, un empresario quizás quiera vender máscaras de tela hechas en casa. El propietario de este negocio puede publicar una foto de las máscaras o telas con una nota que diga "Mándame un mensaje privado para comprar". Luego, los clientes interesados pueden negociar usando mensajes directos para completar la transacción. Esto funciona especialmente en transacciones locales, donde los productos se pueden recoger o entregar en persona.

Si desea vender como parte de un mercado de redes sociales, el primer paso es registrar su negocio usando Facebook Business Manager. Esta destacada plataforma le permite almacenar su Instagram, catálogo de productos, página de Facebook, cuenta de anuncios y píxel del sitio web, todo en un solo lugar. El agregar un píxel de sitio web lo ayuda a rastrear con la recopilación de datos la participación de los clientes en su sitio..

Para vender en Facebook e Instagram, debe agregar sus productos al catálogo de Facebook conectando su tienda en línea, cargando una hoja de cálculo (.csv) o subiendo un producto a la vez. Para crear su primer catálogo, puede consultar este guía paso a paso.

A través de estos medios de comunicación, las herramientas de redes sociales como SproutSocial y Planoly pueden ayudar con la planeación de sus tácticas de ventas. Siempre diseñe una estrategia primero antes de publicar con etiquetas en sus productos al azar. Dependiendo de su nivel de participación, el mercadeo en redes sociales puede llevar mucho tiempo. Considere contratar a un experto en administración de redes sociales para desarrollar, ejecutar y administrar su publicidad y tácticas.

Mercados en línea

Además de tener un sitio web de comercio electrónico, quizás decida vender su producto en mercados como Amazon, Shopify o Etsy. Si está buscando hacerse notar más en el espacio internacional, también podría considerar Alibaba u otros mercados. No existen dos sitios idénticos y no existen dos sitios que le vendan al mismo mercado y cliente. Es importante investigar todos los mercados y observar cuidadosamente sus ventas y tráfico. Tendrá que ser ágil para identificar problemas con el mercadeo y el producto y estar dispuesto a cambiar y adaptarse rápidamente.

Tenga en cuenta que, aunque esté utilizando un sitio web de terceros para vender sus productos, debe mantener la misma experiencia de servicio al cliente y marca (como descripciones de productos, información de la empresa, logotipos, colores, imágenes, etc.) en sintonía con su sitio web principal. Esto le ayudará a establecer la presencia de su marca.

Cómo empezar

Para vender en los mercados en línea, deberá registrarse y verificar su identidad. El registro es un proceso rápido y sencillo. La verificación será un poco más complicada, pero es un proceso necesario para garantizar que estos mercados permanezcan seguros y protegidos. Una vez que haya completado estos dos pasos, tendrá una "Cuenta de vendedor" y podrá comenzar a subir sus artículos a la venta.

Asegúrese de saber los costos que implica el vender en el sitio del mercado en línea. Podría haber comisiones, cuotas anuales de membresía o de reposición, etc.

También es importante proteger su identidad. Si para empezar va a vender desde su oficina en casa, es recomendable obtener un apartado de correos (están disponibles para alquilar anualmente en la oficina de correos y las tiendas UPS también los tienen) para que pueda mandar y recibir envíos fácilmente.

Conceptos básicos al anunciar

  • Escriba un buen título y descripción. Esto es fundamental. Tome fotografías cuando sea posible.
  • Mencione los métodos de pago que aceptará y su política de devolución.
  • Concéntrese en el cumplimiento de pedidos - esta es la clave para mantener su marca en línea. Cuando gestione los pedidos, de informes actualizados sobre el envío. Hay aplicaciones que pueden ayudarle a hacer esto.
  • No se olvide del servicio al cliente. Asegúrese de estar disponible para responder preguntas y resolver problemas. Cuando los clientes tengan preguntas, proporcione un marco de tiempo para devolver llamadas/correos electrónicos.

10 COSAS QUE DEBE HACER

  1. Cree un sitio web para complementar sus ventas.
  2. Contrate a un profesional para crear su sitio web.
  3. Use un nombre de dominio “.com” para su sitio que describa su negocio y sea fácil de recordar.
  4. Registre su nombre de dominio. Mantenga la información de su cuenta en un lugar seguro.
  5. Desarrolle una lista de distribución de correos electrónicos para conectarse mejor con sus visitantes.
  6. Proporcione contenido útil y actualizado en su sitio web con el fin de motivar a los visitantes a regresar.
  7. Fomente la retroalimentación del cliente en línea con formularios y una dirección electrónica.
  8. Aprenda las formas de mejorar su posicionamiento en los principales buscadores e implementarlas continuamente.
  9. Manténgase al tanto del posicionamiento de su competencia y detectar pistas de sus sitios.
  10. Considere eBay como un medio para vender sus productos y obtener visitantes para su tienda virtual.

10 COSAS QUE NO DEBE HACER

  1. Suponer que tener un sitio web le asegurará un resultado favorable al competir con otras empresas grandes que ya están establecidas.
  2. Ahuyentar a sus clientes con un sitio web que no es profesional.
  3. Incorporar estilos de diseño web poco usuales o muy exclusivos que son difíciles de imprimir o guardar.
  4. Hacer que su sitio web sea difícil de navegar.
  5. No actualizar el contenido de su sitio web.
  6. Depender de botones gráficos.
  7. Tratar de crear su sitio usted mismo, a menos que sea un diseñador web.
  8. Hacer que los clientes no encuentren su información de contacto fácilmente.
  9. Ahuyentar a sus clientes con correos electrónicos de publicidad que ellos no solicitaron.
  10. Hacer que su sitio sea demasiado pesado con muchos gráficos y multimedia.

Ahora puede diseñar su plan de negocios. Abajo le proporcionamos un modelo de Microsoft Word para esta sección:

Sesión 12: El comercio electrónico 

El modelo completo para todas las sesiones puede ser descargado como un documento:

Plantilla del plan de negocios de MOBI